Ciencias Integradas (STEM), una prioridad educativa a nivel mundial

Fomentar una imagen positiva de las ciencias; mejorar el conocimiento en áreas STEM; mejorar la enseñanza en los establecimientos escolares; aumentar el interés y la curiosidad de las y los estudiantes y, por consecuencia, aumentar la cantidad de futuros profesionales y técnicos en el sector, son los principales objetivos que se plantean actualmente una diversidad de estudios internacionales sobre la materia.

Captura de pantalla 2015-12-09 a las 14.49.06Potenciar la enseñanza STEM en el mundo es hoy una necesidad. Las investigaciones apuntan a que, cada día más, las oportunidades laborales se centrarán en estas áreas. Así, por ejemplo, el Centro de estadísticas en educación de Estados Unidos confirma que las profesiones ligadas a STEM ya están creciendo a una tasa de 17%, mucho más que otras profesiones que en promedio crecen a un 9%.  Pero frente a esta realidad, los estudios internacionales muestran otra cara. A nivel global, el porcentaje de personas que elige carreras en áreas STEM es reducido, y eso genera una gran necesidad de profesionales con conocimientos en ciencia y tecnología.

Estudiantes chilenos y STEM

En el caso específico de Chile, estudios internacionales como el Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes, PISA 2012, revelan que “aún hay mucho trabajo que hacer en el área de la educación en ciencias. En su resultado sobre “la capacidad de un individuo para participar en el procesamiento cognitivo para comprender y resolver situaciones problemáticas”, Chile obtiene 448 puntos, ubicándose en un nivel 2 (donde 6 es el nivel más alto).  El resultado de este informe demuestra que “las y los estudiantes chilenos son capaces de explorar un problema, pero que solo están logrando comprender una pequeña parte de él”, y que al intentar resolverlo “lo logran parcialmente”, comenta Pilar Reyes, directora ejecutiva del Programa educativo ECBI (enseñanza de ciencias basada en la indagación).

Tal análisis enfatiza en la urgencia de desarrollar y potenciar en Chile las capacidades que los nuevos desafíos requieren: personas resolutivas, altamente capacitadas en el dominio de las nuevas tecnologías e innovaciones. “La relevancia y/o utilidad de estos datos entregados por PISA, radica en reconocer que nuestro sistema educativo requiere de cambios sustanciales en su enfoque, es decir debemos cambiar desde un enfoque donde se provee a los estudiantes con habilidades rutinarias altamente codificadas hacia una educación que empodere a los estudiantes a superar desafíos complejos”, argumenta Pilar Reyes.

¿Cómo cambiar, entonces, este panorama? ¿Cómo incrementar, la motivación de las y los estudiantes de hoy por las carreras STEM y a su vez, elevar el rendimiento? ¿Pueden las ciencias y las tecnologías llegar a todos los escolares de igual forma? ¿Tienen todas las escuelas las capacidades y recursos para formar científicos altamente capacitados para el futuro? Estas preguntas resumen, los principales cuestionamientos que se plantean hoy los informes mundiales sobre la materia.

¿Y cuáles son las respuestas? Los estudios coinciden en algunos puntos. Estos son:

  • Pensar e introducir un currículo nacional coherente para todas las escuelas.

Actualmente “los países desarrollan muchos programas concretos, pero las estrategias de carácter global son escasas”, explica el informe La enseñanza de las Ciencias en Europa: políticas nacionales. Este y otros estudios como Sparking Innovation with Technology and Collaboration, (OCDE) llaman a consolidar una estrategia global y políticas de estado para potenciar la enseñanza de STEM. “Una estrategia no tiene que especificar necesariamente acciones concretas, sino que suele señalar un número de objetivos que marcan áreas susceptibles de mejora”, detalla el informe La enseñanza de las Ciencias en Europa: políticas nacionales.

  • Necesidad de cambiar la forma de enseñanza-aprendizaje

El desafío actual es que docentes, directivos y escuelas actúen de forma coordinada, coherente y con amplia disposición a integrar la innovación a la hora de hacer clases. Para esto, los informes plantean la necesidad de otorgar soporte permanente a los educadores.

  • Fortalecer las competencias del profesorado

Integrar y potencias las STEM se trata de “un cambio de paradigma”. Los estudios coinciden en hablar de educadores de “otros tiempos” enseñando a nativos digitales. Por eso se requiere “destinar recursos, soporte y capacitación”. Pero relevante es, también, formar en nuevas habilidades y para eso sugieren “abordar el aprendizaje colaborativo o por proyectos, así como el aprendizaje basado en la investigación o en problemas”.

  • Necesidad de repensar los actuales métodos de evaluación

El actual sistema educativo categoriza entre “malo o bueno”, “aprobado o rechazado”, poniendo énfasis en la destreza final. Sin embargo, no valora las habilidades o desempeños que resultan durante el proceso de aprendizaje.

  • Necesidad de vincular la materias con problemáticas contingentes y/o del entorno:

“En la mayoría de los países de Europa se recomienda una enseñanza contextualizada de las ciencias, lo que normalmente implica enseñar ciencias relacionándolas con los asuntos sociales del momento”. De esta forma, los informes recomiendan incluir cuestiones medioambientales así como aplicar los logros científicos a la vida diaria.

  • Necesidad de formar en un enfoque de diversidad y equidad de genero

“La gran parte de los programas actuales recogen con mucha menor frecuencia aspectos como el tratamiento de la diversidad”. Y las investigaciones han demostrado la escasa participación femenina en el área. Diversos estudios coinciden en que es relevante educar para derribar estereotipos y juicios hacia determinados grupos de la población y sus capacidades para desarrollarse en ciertas áreas.

Finalmente, los resultados PISA dan relevancia a lo que las y los estudiantes de hoy deben saber hacer. “Esto implica que en nuestro sistema educacional deben aumentar los espacios de debate y reflexión sobre lo que estamos haciendo”, comenta Pilar Reyes, del Programa educativo ECBI. “Debemos trabajar para lograr una comprensión profunda de lo que significa e implica desarrollar la capacidad de resolución de problemas, capacidad crítica y capacidad científica y de cómo lo podemos implementar para todos los niños y niñas de Chile, en sus diferentes niveles de educación”.

TOP